Inicio OPINION Esta nave es una ruina

Esta nave es una ruina

1594
0
Compartir
Esta nave es una ruina en alcala de guadaira

cargos de desconfianza La opinión de Fernando VieraEsta nave es una ruina

Todo cambia, parece que estoy oyendo a Zapatero hablar de “desaceleración”, que yo entendí enseguida, -“…algo no va bien, y esto va para largo”.

No fuimos ajenos a aquel engaño, a pesar de estar más preparados que otras localidades de la provincia. Digo esto porque nuestra superficie industrial es grande, está bien comunicada, cerca de la capital y sin embargo… Muchas empresas han aguantado el envite, pero ello ha supuesto una sangría de puestos de trabajo de personal cualificado, que a diez años de ese destrozo, ya son, somos, irrecuperables.


Somos un pueblo acostumbrado a golpes de timón en contra de los trabajadores y trabajadoras de nuestro entorno, golpes que no se dan aquí, vienen de lejos, de Madrid o más allá, de Europa o más allá, de la globalización o de un café mal tomado, o una noche sin amor…

Los números mandaron en la puñetera rentabilidad de Guillette, Puleva, Roca, Flex, Porland… Nos dijeron que esto era Alcalá de las oportunidades, Alcalá de las Ideas, Alcalá de las personas… y nos encontramos en Alcalá de las mentiras piadosas, mientras empresas públicas se lanzan como si fueran un kleenex, al agujero negro del concurso de acreedores, que diluirá en la cloaca del olvido, el nombre de los trabajadores que las integraban.

Ya no hay dinero, pero lo peor de todo es que ya no hay ideas, ni oportunidades, ni siquiera realidades aunque fuesen piadosas, que yo me conformaría, tan sólo con eso.

Prueba de este deterioro, de esta involución la vemos a diario con sólo salir a dar una vuelta por Alcalá.  Los proyectos van cerrándose en falso por no darles salida. La estación de Montecarmelo, es un ejemplo de la terrible realidad, recientemente la Asamblea Alcalá, también se hizo eco del deterioro de las naves del polígono Piedra Hincada.

Naves que son un monumento silencioso de lo que pudo haber sido y no fue, a lo peor irrecuperables ya, en todo caso, o quizá a la espera de alguna idea que las rescate de su lamentable estado.

Dejo la idea de una escuela empresarial, que dependa de cualquiera de las dos universidades públicas que nos rodean, y a las que tan difícil tenemos el acceso, no por méritos académicos, que siempre nos los podemos inventar, sino que a pesar de estar tan cercanas a nuestra localidad, el único vagón de tren que vemos es el del “Parque Centro”y ese no nos deja en las puertas de ninguna de las Universidades de nuestro entorno cercano.

Podrían adherirse estas naves a algún programa de creación de empresas, de modo que adquiriesen de nuevo el valor perdido y quizá quien sabe, re valorizarlas hasta poder cancelar los créditos, que sobre ellas aún pesan.

Los presupuestos, me dicen, no dan para eso. No está contemplado, no saben, no contestan, enmudecen ante el riesgo de despeinarse. Me acosté en Alcalá de Guadaíra y desperté en Inopia, donde nada es verdad, “salvo alguna cosa”

Quedan las fotos, un recuerdo de papel couché, la primera piedra, el primer ladrillo, la primera palada de tierra… comida, bebida, brindis al sol, chopitos, puntillitas, boquerones, y a por otro “perrito piloto”.

Necesitamos ideas, esa Alcalá de los sueños, donde las cosas son posibles, todavía espera, y las explicaciones, también.

Fernando y Viera.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here