Inicio OPINION Cuenta cuentos

Cuenta cuentos

211
0
Compartir
artículo de opinión

Cuenta cuentos

 

Si hay una cosa que hacen mucho en política es disfrazar la realidad para que parezca que el político es todopoderoso, una especie de Dios que, cosa que toca cosa que convierte en oro.

Posiblemente si a las personas que piensan en enmarañar la figura de un alcalde les diera por respirar hondo, antes de que les creciera la nariz como a Pinocho, la máquina de propaganda ideada por Goebbels, que despersonaliza al protagonista para convertirlo en otra cosa, no sería más que el objeto de cualquier chiste de Forges en El País.


Pero, todo lo malo se aprende rápido, de esta manera aquel al que sus amigos llamaban Adolfo se convirtió en el “Führer”, Paco se convirtió en “El Caudillo” de la misma manera que aquella a la que todos llamábamos Ana se convirtió en “Lalcaldesa”.

Despersonalizamos al protagonista, lo idealizamos como una forma de atribuirle cualidades sobrehumanas a personas que son, dentro de lo razonable, como usted o como yo, que nos limpiamos el culo con papel del barato o que no dudamos hacer la compra de la ropa de temporada en “El Mecaillo”, la gente normal somos así.

Otra de las cosas que hacemos la gente normal, aquellos a los que nos atraviesa la crisis, como una daga infame, es acudir a los servicios que nos prestan los distintos organismos o empresas de abastecimiento, que mantienen un grado de cooperación con los ayuntamientos estrecho, como no puede ser de otra forma, porque así lo pelearon gente como Felipe, uno de tantos que llegó a presidente, o Antonio uno de tantos que llegó a alcalde, o Susana, la hija del fontanero, que llegó a ser presidenta de una comunidad, y no precisamente de vecinos, gente que en apariencia son normales, y eso es lo que los hace especiales, tanto si te gustan como si no.

Así que cuando uno lee cosas como que “el Ayuntamiento consigue que Emasesa asuma el pago de 965 familias con dificultades”, uno comprende que ya no hay pudor a la hora de contar las cosas, la verdad es que no hace falta más “Evita Perón”, ni medallas que no le corresponden y si más golpes de realidad.

Si usted necesita ayuda porque su situación lo requiere, o porque tiene derecho, al igual que hice yo, vaya usted a Emasesa, hay todo un programa, que los profesionales que allí trabajan, profesionales y amables, van a poner a su disposición todos los recursos que tienen recogidos en un programa de ayudas que abarca cualquier situación y que podrán encontrar en este enlace.

http://www.emasesa.com/clientes/programas-de-ayudas-sociales/

Todas las empresas de abastecimiento tienen planes para que la gente no se quede sin servicios básicos como el agua o la electricidad, si, también la electricidad, porque así lo pelean Jessica, Carmen, Lola, Rosa, Paco, Manolo, Juan, María, Sandra, Pepa, todos los días del año… en definitiva la gente normal, como usted y como yo, y también como Ana, aunque ahora se haga rodear de un elenco de lucecitas de colores con forma de catavino que no le hacen nada atractiva y que le han convertido en una especie de reina Midas pero al revés, todo lo que toca lo convierte en mierd…..

Todo está inventado, por eso las mentiras tienen las patas cortas y los mandatos son limitados.

Fernando y Viera

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here